Bienvenido a éste blog del cual Dios, Jesús y el Espíritu Santo son los inspiradores. El propósito de éste espacio es llevar La Palabra de Dios a todo alcance posible y engrandecer así el nombre del Altísimo. Espero que el mísmo sea de bendición para tu vida. Dios te bendiga.



sábado, 25 de septiembre de 2010

Soy Juan reportandome

Soy Juan, reportándome!

Había un humilde hombre que cada día, al mediodía entraba corriendo a una pequeña iglesia, permanecia por espacio de cinco minutos y salia apresuradamente. Esta historia se repitió por semanas, hasta que un día el Pastor de la iglesia intrigado y preocupado por el desconocido lo confrontó y le preguntó porque llegaba y se iba apresuradamente. El hombre, al notar la desconfianza del Pastor le dijo:
- Pastor, verá ud, soy albañil y trabajo en la construcción del edificio que está a diez cuadras de esta iglesia, entonces al medio día me dan media hora para almorzar y como demoro diez minutos en venir, diez en regresar y como en cinco minutos, solo tengo 5 minutos para postrarme de rodillas en el altar y hacer esta oración: "mi amado Jesús, te agradezco por amarme tanto y por ser la fortaleza de mi vida, SOY JUAN REPORTANDOME..." y es que desde que conocí a Jesús, no puedo pasar un solo día sin reportarme con Él y agradecerle por su obra en mi vida.-

El Pastor quedó conmovido con esta historia y cuando aquel humilde hombre que había ministrado su vida se retiró, fue al altar y oró: " Mi amado Jesús, gracias por tu obra en mi vida y por ser mi fortaleza, soy yo, tu siervo reportádose".

Juán continuó llegando por varios meses, hasta que un día sin más ni más no apareció y al dia siguiente tampoco y así pasó una semana; entonces el Pastor fue hasta la construcción y preguntó por Juán y le informaron que hacía una semana se había caido de un andamio y estaba gravemente enfermo en el hospital.

El Pastor que había llegado a apreciar entrañablemente a Juán, corrió hasta el hospital y al preguntar por él la enfermera le contestó:
- Ud pregunta por Juan el albañil? pobre hombre, nadie a venido a visitarlo desde su ingreso! está solo y abandonado en la última habitación.-

Sin embargo, cuando el Pastor entró a la habitación, se encontró con un Juán, que a pesar de encontrarse todo enyesado, tenía un rostro resplandeciente y una gran sonrisa y le dijo:
- Esa enfermera no sabe lo que dice Pastor, porque desde el día que ingresé moribundo a este hospital y  cada mediodía, se acerca un hombre y me dice al oido: "Juán, me ha conmovido tu amor y tu oración cada día, ahora en tu momento de dolor, SOY JESÚS, REPORTÁNDOME",

Y es que si cada día nos preocupamos por fortalecer nuestra relación con Jesús, orando y estudiando su palabra y hacemos de Él, la fortaleza de nuestra vida, en nuestros momentos de dolor, angustia o desesperación, lo sentiremos a nuestro lado y nos dirá al oido: "porque te amo estoy contigo, no temás, SOY JESÚS, REPORTÁNDOME"...

DIOS TE BENDIGA!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada